viernes, 14 de octubre de 2011

¡¡Halloween!!

HALLOWEEN






La Solemnidad de Todos los Santos es el 1 de Noviembre. Esta fiesta, como todas las solemnidades, comienza la noche anterior. Por eso, a la noche del 31 de octubre se le llama, en el inglés antiguo, "All hallow's eve" (víspera de todos los santos). Mas tarde "All hallow´s eve" se abrevió a "Halloween". Pero, como las celebraciones de un pueblo reflejan su cultura y su fe, Halloween dejó de ser una fiesta cristiana para convertirse en una fantasía de bruja y fantasmas.

Pregunta de una madre: ¿Si los niños se ponen un disfraz que no sea de terror y van a pedir dulces como todos sus amiguitos de la escuela y yo les explico que es la noche de todos los santos, estoy bien? Pues pienso que si no les permito la parte bonita o buena de esta costumbre, ellos se van a sentir relegados y frustrados.

Las cosas se han complicado. Ha disminuido mucho la práctica de la fe dejando un gran vacío. No se aprecia el testimonio de los santos y en vez se buscan sensaciones inmediatas para divertirse sin tomarse nada en serio. Jugar a las brujas y fantasmas parece una broma, una diversión inofensiva, pero el demonio se aprovecha de quienes tienen poca fe para infiltrar las prácticas paganas y ocultistas que abundan.


Los jóvenes, por los medios de comunicación, y a veces en las escuelas, están expuestos al paganismo, el ocultismo y la superstición. Las librerías dedican secciones enteras a libros de la Nueva Era, magia y ocultismo. Las ventas Harry Potter sobrepasan los 300 millones y, mientras los padres creen que es solo fantasía, los niños están iniciándose en las prácticas de la magia y creencias ocultistas. Ver Harry Potter. La ouija y otras formas de adivinación son muy populares entre los jóvenes (cientos de ellos me han escrito por mi artículo sobre la ouija contando sus experiencias >>>); Los juegos violentos por computadora; la fascinación de la música con temas oscuros, con la muerte y con matar; Los wicca (muchos jóvenes se están metiendo en esta religión) se enorgullecen de sus brujerías y creencias paganas. Halloween es una de las celebraciones mas importantes para los satanistas y ocultistas. Esa noche realizan “misas” negras y otras graves ofensas a Dios. Ver: testimonio de ex-satanista al final de esta página. Esa noche se registra un aumento de crímenes, por lo que la policía, en muchos lugares, se mantiene en estado de alerta.

Hay cristianos que justifican sin reservas la celebración de halloween sin considerar lo arriba explicado. Algunos citan al Vaticano II donde nos exhorta a descubrir los valores buenos de la cultura. Cierto. Pero también debemos discernir a la luz del Evangelio lo que no es bueno para cambiarlo. Es necesario reconocer que el demonio existe y se infiltra con astucia en la cultura.

El arzobispado de México señaló - Ciudad México 30-X-07, (AICA) -que "si buscamos ser fieles a nuestra fe y a los valores del Evangelio, debemos concluir que la fiesta del Hallowen no sólo no tiene nada que ver con la celebración que le dio origen, sino que incluso es nociva y contraria a la fe y la vida cristiana".


Raíces paganas de Halloween


Halloween no es una fiesta propia de los tiempos modernos originaria de los Estados Unidos, como muchas personas lo creen. Esta es una celebración que se viene haciendo hace más de 2.200 años.



La fiesta de Samhain

Halloween, es nada más que el nombre nuevo de una fiesta que antiguamente se llamó “Samhain”.
Esta fiesta la crearon los antiguos celtas que ocuparon Galia y las Islas Británicas. Los celtas, como todo pueblo pagano, tenían una religión y creencias muy particulares. La religión de ellos era el “Druismo”, y sus sacerdotes se hacían llamar “druidas”, los cuales tenían todo el poder administrativo y religioso sobre todo su pueblo, siendo su centro de actividades Stonehenge por mucho tiempo.

En la religión druida, se tenía la costumbre de celebrar a su dios pagano Samhain, durante la noche del 31 de Octubre de cada año. En aquella noche se celebraba, en términos religiosos, al “señor de la muerte” (Samhain), ya que en esta época empezaba el invierno, una época fría y oscura. Como era el comienzo de la época oscura en aquella región europea, esta celebración, además de significar el fin de año celta, significó la celebración a la muerte y a todos los espíritus de los difuntos, que según se creía, volvían a sus antiguas moradas terrenales.Esta era la época propicia para todo tipo de hechizos, magia, adivinación y todo tipo de actividad paranormal.

Acerca de los ritos practicados, pocos antecedentes hay al respecto. Pero hay elementos que se conocen, los cuales han sobrevivido a través del tiempo.



Trato o truco (treat or trick)

Los sacerdotes druidas iban de casa en casa exigiendo alimentos y vírgenes para ofrenda a su dios Samhain en el festival de la muerte. Si se los daban se hacía un trato (treat) y se iban en paz. Si la gente de la aldea no daba a los druidas el alimento o persona que exigían, se lanzaba una maldición sobre la casa entera y según ella, alguien de esa familia moriría ese año. Esa era la trampa o treta (trick).

Este es el origen de la tradición consistente en pedir dulces y golosinas por las casas (“Trick or treat”). Antes eran sacerdotes los que tenían este oficio; ahora son niños.


La llegada de los romanos


Este culto se mantuvo inalterable durante mucho tiempo en la cultura céltica hasta el año 46 a. C., tiempo en que se produjo la invasión del Impero Romano.

Los romanos, tras conquistar Gran Bretaña, añadieron a “Samhain” (actual “Halloween”) elementos de la fiesta de la cosecha celebrada el 1 de noviembre en honor a Pomona, diosa de los frutos.


La fiesta de Halloween, es decir "el festival de Samhain", todavía es hoy celebrado oficialmente por los satanistas, ocultistas, y adoradores del diablo como la víspera del año nuevo de la brujería. El mismo Antón Lavey, autor de la "biblia satánica" y sacerdote alto de la iglesia de Satán, dice que hay tres días sumamente importantes para todo satanista y el día más importante de todos es HALLOWEEN. La iglesia satánica asume como suya esta fiesta.

Desde el 5 de septiembre hasta el 9 de noviembre la iglesia satánica cumple las siguientes celebraciones, que se mezclan y aplican a los festejos del halloween y día de muertos:

- Ayunan para buscar la voluntad de Satanás.
- Elección de sacerdotes confesores para escritos en el libro del "macho cabrío".
- Ritual para maldecir el cuerpo de Cristo.
- Reunión para preparar el día del Samhain.
- Reflexión, disciplina, ayunos y mantras.
- Ritos tradicionales.
- Confesión de los pecados contra Satanás.
- Bendicen a los integrantes de los grupos musicales y de artistas satánicos.
- Ordenan a los ministros del rock, músicos, "managers", promotores, etc. involucrados en el satanismo.
- Ritos bautismales, maldicen cualquier contacto que hallan tenido con cualquier cristiano, luego se bautizan con agua de alcantarilla, sangre de niños y de adultos sacrificados.
- Octubre 31: Inscripción en el libro del macho cabrío, comienza para ellos el año satánico, se invoca el poder total de Belcebú, Nostradamus y otros demonios.
- Noviembre 01: Se sella a los satanistas, a los espíritus de los muertos para sacarlos del purgatorio. Es decir, que entregan ofrendas, altares y recuerdos a los muertos para que sean altares para la invocación a los demonios.
- Noviembre 02 al 09 Semana de las bodas a Satanás.
*Nota: Por cuestiones de prudencia, ya que no deseamos enfatizar el comportamiento de las sectas satánicas, no publicamos las fuentes ni las fechas completas de fiestas dedicadas al diablo.

El 31 de octubre, Halloween, es la víspera del Año Nuevo para la brujería. La enciclopedia del "Libro del mundo de lo oculto" dice que es el principio de todo lo "frío, oscuro y muerto". Cuando usted envía a sus pequeños niños hacia fuera para ir a hacer el "trick or treat", a pedir "calaverita" o Halloween, usted realmente les está enviando a festejar todo lo frío, oscuro, y muerto, en el mismo contexto satánico y oculto. Según la enciclopedia de Collier, "el tema de la celebración de las fiestas modernas de Halloween, viene de las viejas festividades druidas y los festivales romanos en el honor de Pomona, diosa de la fruta, que fueron llevados de la Gran Bretaña durante la ocupación romana".




La respuesta cristiana



Ante la muerte y el pecado, la gracia y la vida eterna. Ante los brujos y los demonios, los santos y las almas benditas.



Solemnidad de Todos los Santos


La Iglesia Católica ha llamado "santos" a aquellos que se han dedicado a que su propia vida le sea lo más agradable posible a Nuestro Señor.

Hay unos que han sido "canonizados", o sea declarados oficialmente santos por el Sumo Pontífice, por lo que por su intercesión se han conseguido admirables milagros, y porque después de haber examinado minuciosamente sus escritos y de haber hecho una cuidadosa investigación e interrogatorio a los testigos que lo acompañaron en su vida, se ha llegado a la conclusión de que practicaron las virtudes en grado heroico.

Para ser declarado "santo" por la Iglesia Católica se necesita toda una serie de trámites rigurosos. Primero una exhaustiva averiguación con personas que lo conocieron, para saber si en verdad su vida fue ejemplar y virtuosa. Si se logra comprobar por el testimonio de muchos que su comportamiento fue ejemplar, se le declara "Siervo de Dios". Si por detalladas averiguaciones se llega a la conclusión de que sus virtudes, fueron heroicas, es declarado "Venerable". Más tarde, si por su intercesión se consigue algún milagro totalmente inexplicable por medios humanos, es declarado "Beato". Finalmente si se consigue un nuevo y maravillosos milagro por haber pedido su intercesión, el Papa lo declara "santo".

En el caso de algunos santos el procedimiento de canonización ha sido rápido, como por ejemplo para San Francisco de Asís y San Antonio, que sólo duró 2 años.

Poquísimos otros han sido declarados santos seis años después de su muerte, o a los 15 o 20 años. Para la inmensa mayoría, los trámites para su beatificación y canonización duran 30, 40, 50 y hasta cien años o más. Después de 20 o 30 años de averiguaciones, la mayor o menor rapidez para la beatificación o canonización, depende de quien obtenga más o menos pronto los milagros requeridos.

Los santos "canonizados" oficialmente por la Iglesia Católica son varios millares. Pero existe una inmensa cantidad de santos no canonizados, pero que ya están gozando de Dios en el cielo. A ellos especialmente está dedicada esta fiesta de hoy.



Todos los fieles difuntos


La tradición de rezar por los muertos se remonta a los primeros tiempos del cristianismo, en donde ya se honraba su recuerdo y se ofrecían oraciones y sacrificios por ellos.

Cuando una persona muere ya no es capaz de hacer nada para ganar el cielo; sin embargo, los vivos sí podemos ofrecer nuestras obras para que el difunto alcance la salvación.

Con las buenas obras y la oración se puede ayudar a los seres queridos a conseguir el perdón y la purificación de sus pecados para poder participar de la gloria de Dios.

A estas oraciones se les llama sufragios. El mejor sufragio es ofrecer la Santa Misa por los difuntos.

Debido a las numerosas actividades de la vida diaria, las personas muchas veces no tienen tiempo ni de atender a los que viven con ellos, y es muy fácil que se olviden de lo provechoso que puede ser la oración por los fieles difuntos. Debido a esto, la Iglesia ha querido instituir un día, el 2 de noviembre, que se dedique especialmente a la oración por aquellas almas que han dejado la tierra y aún no llegan al cielo.

La Iglesia recomienda la oración en favor de los difuntos y también las limosnas, las indulgencias y las obras de penitencia para ayudarlos a hacer más corto el periodo de purificación y puedan llegar a ver a Dios. "No dudemos, pues, en socorrer a los que han partido y en ofrecer nuestras plegarias por ellos".

Nuestra oración por los muertos puede no solamente ayudarles, sino también hacer eficaz su intercesión a nuestro favor. Los que ya están en el cielo interceden por los que están en la tierra para que tengan la gracia de ser fieles a Dios y alcanzar la vida eterna.

Para aumentar las ventajas de esta fiesta litúrgica, la Iglesia ha establecido que si nos confesamos, comulgamos y rezamos el Credo por las intenciones del Papa entre el 1 y el 8 de noviembre, “podemos ayudarles obteniendo para ellos indulgencias, de manera que se vean libres de las penas temporales debidas por sus pecados”. (CEC 1479)


HALLOWEEN, ¿Como lo enfrenta un cristiano?


Sin Cruces pero con calabazas


HALLOWEEN: ¡CRISTIANO, NO LO CELEBRES!




No hay comentarios:

Publicar un comentario